Una de las últimas modas es llevar una pulsera tecnológica. Estas pulseras se han convertido en un reclamo de salud y de moda al mismo tiempo. Primeras marcas han visto el potencial económico y de marketing en dar un toque “chic” a estas aplicaciones tecnológicas, expandiendo los horizontes desde simples pulseras hasta pendientes y collares. Lo que comenzó como apps de salud en nuestros teléfonos móviles hace unos años se ha convertido en pulseras que controlan, en el buen sentido, nuestra salud: las calorías que utilizamos, las horas que dormimos, e incluso la calidad de nuestras horas de sueño. Sinceramente, es una excelente aplicación de cómo los avances tecnológicos pueden incorporarse en nuestras vidas de una manera positiva y mínimamente invasiva.

La gran pregunta es si realmente necesitamos estos “gadgets” y si no se trata simplemente de “otra moda más” a seguir. ¿Son realmente tan necesarios y útiles como nos los presentan?. Como en todas las historias, hay muchas caras de la misma moneda. Pero cierto es que estos gadgets resultan útiles para ciertos grupos de población. Les ayudan a controlar el gasto calórico, mantenerse más activos y contribuir de manera positiva a su salud y bienestar. Estos gadgets tienen la ventaja de que pueden conectar todos los datos a un ordenador y mantener un histórico de nuestra actividad. Esto es muy importante para personas con enfermedades crónicas y cardiovasculares y les ayuda a controlar su actividad diaria.

Por supuesto, las pulseras sólo pueden ayudarnos de una manera restringida. Es nuestra obligación poner de nuestra parte y aumentar nuestra actividad física diaria. ¿Cómo podemos hacer esto?. Muy fácil: incorporando más rutas en nuestras actividades diarias, montando en bici o corriendo. Ahora que es verano es la época ideal para apuntarse a deportes que impliquen estar fuera de casa y conectar con la naturaleza.

 

One of the latest, fastest growing trends is wearable technology. One of these gadgets is the famous “fitness” wristband that many started wearing a few years ago. Sensing the potential, many renowned brands are redesigning them into fashionable items ranging from wristbands to pendants and earrings.

It started with health apps and has slowly migrated to a wristband that monitors several health factors, such as the number of calories we spend, the number of hours we sleep, and even the quality of our sleep. This is indeed a useful use of technology.

Now here’s a question for you to think about: does it make any sense to use these gadgets?.  Is it just a fad?. How helpful are they, really? There are many sides to one story. On one side, these sensors do indeed help people become more aware of their calorie spending and encourages them to exercise more, become more active in their lives, and in turn, become healthier during the process. The fact that most of these devices download the data to a computer helps the user keep an activity log that is extremely useful over time. This is especially recommended for those with cardiovascular and other chronic conditions who need to keep an eye on their activity levels.

Of course, these gadgets are here to help but you can also do your part. Here’s how: incorporate more walking, biking, or running into your daily routines. It’s summertime now so take advantage of it and play outdoors sports that boost your activity levels. It’s all about tracking your health!.

 

 

 

 

 

Todos estamos familiarizados con el hecho de que el estrés no es bueno para nuestro organismo. Recientemente se ha publicado un estudio de investigación en el que se aportan nuevas pruebas en esta dirección. Se ha demostrado que bajo niveles de estrés, varios tipos de células de nuestro sistema inmune (como los neutrófilos y los monocitos) aumentan su número en circulación sanguínea. Como jugadores de excelencia en los procesos inflamatorios, estas células se reclutan en casos de estrés agudo y también en casos de estrés crónico. Existen datos que relacionan el aumento de estas poblaciones celulares con la formación de placa aterosclerótica y también con su disrupción temprana.

Este hallazgo abre nuevos horizontes para implementar los tests en clínica y contribuir a la prevención, detección y seguimiento de pacientes con condiciones cardiovasculares.

 

We have all heard about the negative effects that stress plays on our body. A recent study underlines the importance of stress as a negative influence for our cardiovascular system. This group of researchers has shown that a certain type of cells in our immune system (white blood cells such as neutrophils and monocytes) are significantly impacted by a number of stressors. These cell types are involved in inflammatory processes and their increase in number enhances the chances of developing atherosclerosis. What’s more, higher levels of these inflammatory populations for long periods of time, for example due to chronic stress, could be involved in a higher chance of having plaque disruption.

This finding could lead to new research avenues and implementations in the clinic to prevent, detect, and follow-up patients with cardiovascular condition.

Water bodies. They are a key player in the health status of our planet. And yet, we do not seem to fully realize it. It is not news that pesticides are widely used in agriculture. These organic chemicals are necessary to a certain extent to protect crops from plagues and to deliver high quantities of produce to markets. However, when the use of pesticides and herbicides, among other substances, are abused or when the chemical composition of these pesticides are too toxic, these substances reach the water bodies and subsequently, contaminate our environment. And compromise our own health.

Europe has been suffering from this problem for a long time. Pesticides and other chemicals are being dumped in her rivers and they end up harming aquatic life. Fuels and other resides from human activity are often also found on water analyses. For decades, the European Union has been trying to encourage sustainable policies which include agriculture and farming, as well as a decrease in the dose of pollutants and contaminants. These policies are linked to the growing use of organic farming and eco-friendly practices, which take into account the environmental impact of these activities, as well as the reduce the impact that ingesting residues from pesticides and herbicides has on our health. Hopefully, we will see an increase in these practices in the near future, engaging in developing an agricultural system that is sustainable and balanced with the needs of our forests and fields. And our health.

 

Cuidar el medio ambiente es fundamental para preservar nuestro planeta. Y los ríos, lagos y océanos juegan un papel importante en este sentido. Sin embargo, la actividad humana pone de manifiesto la necesidad de aumentar la conciencia social a nivel particular y gubernamental para preservar el medio ambiente. La utilización de pesticidas y herbicidas en prácticas agrarias está regulada en la Unión Europea para evitar que un exceso de estos productos llegue a nuestros ríos y cause daños irreparables en la flora y fauna locales y regionales. Estos cambios también afectan a nuestra propia salud. Como ya es habitual en la naturaleza, todo está conectado y pequeños cambios en un ecosistema afectan a otros contiguos.

El problema de contaminación de ríos y masas acuáticas es, quizás, más agudo en Europa debido al ratio población-territorio habitable. Un resiente estudio de los contaminantes de las aguas europeas ha revelado que los pesticidas y herbicidas están en las primeras posiciones de la lista, seguidos de cerca por restos de combustibles y otros residuos producto de la actividad humana. La actividad agraria se controla en la Unión Europea desde hace décadas y se intenta dirigir hacia una agricultura sostenible y respetuosa con las necesidades del medio ambiente, reduciendo las emisiones y los vertidos en el agua, que impactan negativamente la vida acuática (flora y fauna), así como la salud humana. Aún queda mucho trabajo por hacer pero esta dirección pero la determinación de los gobiernos y los ciudadanos es fundamental para preservar el medio ambiente y nuestro propio bienestar y salud.

 

Un trabajo de investigación publicado recientemente ha demostrado que la combinación de la naturaleza y la tecnología son necesarias e importantes en el campo de la investigación y la innovación. Un grupo de investigadores se dedicaron a observar cómo los escarabajos del desierto recogían y guardaban las gotas de agua que surgen de la condensación de la niebla. Y decidieron construir un aparato que simulara esta acción. Así fue como sintetizaron una serie de planchas de nanotubos de carbón que simulaban las alas de los escarabajos. Estas alas tienen una composición especial que permite atraer las moléculas de agua y al mismo tiempo, repelerlas de modo que estas gotas caen directamente del ala a la boca del escarabajo. En el laboratorio se dedicaron a sintetizar polímeros con estas propiedades para emular las alas del escarabajo y así idearon un aparato que es capaz de guardar el agua de condensación. El desarrollo futuro de esta tecnología en el futuro bien podría dar aliviar la falta de agua en climas desérticos.

 

Recent published work has revealed how mimicking nature and research can be combined with extremely beneficial outcomes.  By observing nature and how its inhabitants cope with certain challenges, investigators became inspired to design and create a strategy to overcome the ever-growing challenge of water shortage in our planet.

The desert beetles have a very smart way of attracting the water molecules that might fall on its wings formed by condensation.  From there, the water droplets make their way into the insect’s mouth. Their wings serve as a harvesting device of sorts. Inspired and intrigued by this fact, researchers created polymer sheets of carbon nanotubes that functionally resemble the beetle’s wings. And they are able to harvest water molecules just like the beetle does. This finding could be the very first step to developing a water harvesting device from air condensation, which could alleviate water shortages in arid climates in the future.

 

 

 

La política para compartir información sobre los pacientes en ensayos clínicos en la Unión Europea se precia de proteger a los pacientes por encima de todo. Esta posición, sin embargo, ha sido criticada por algunos investigadores, ya que no permite guardar o imprimir datos. Sólo permite trabajar con aquellos datos que se muestran en el ordenador. Este grupo de investigadores define esta norma como unrealista y extremadamente limitada y que queja de que no permite un flujo adecuado de información en sus ensayos clínicos. La Unión Europea se plantea ahora cambiar la regulación vigente, permitiendo el acceso a esta información, que se pueda guardar e imprimir. De este modo se facilitaría el progreso de estos ensayos, así como la transmisión y comunicación de datos más fácilmente en la comunidad científica.

 

 

The data sharing policies for clinical trials are not exempt from scrutiny, skepticism, and debate. And Europe is no exception. Until now, sharing patient data was, according to investigators, unrealistic and extremely limited as only data showing on their screens could be utilized. There was no room for downloading or saving, or even printing, records for academic research. This could change in the near future, though.

The news has been welcomed by the research community as this will allow investigators to better communicate, share, and advance in their projects.

 

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 270 other followers

%d bloggers like this: